Biografía Pedro de Ribera

Pedro de Ribera Pérez

calledelosoNace en pleno Madrid castizo, en la calle del Oso en el Barrio de Lavapiés, el 4 de agosto de 1681, donde vivían sus padres Juan de Ribera y Josefa Pérez. El padre, aragonés de nacimiento, era carpintero y se vino a Madrid a ejercer su profesión. A pesar del ambiente humilde de su familia, Pedro de Ribera rápidamente aprendió el oficio al relacionarse con maestros de obras y arquitectos.

A la edad de 21 años, se casa con Juana Verdugo de familia acomodada y comienzan a vivir en la calle de San Cayetano. Poco tiempo después se alistó en el ejército de Felipe V como jornalero en las Obras Reales. El oficio de su padre le sirvió para trabajar como carpintero encargado de levantar las tiendas de madera en la campaña contra Portugal, obteniendo el cargo de “Maestro de Tiendas de Madera de Campaña de la Real Caballeriza”. Trabajó junto a Teodoro Ardemans y José Benito de Churriguera de los que se considera discípulo, formando los tres el grupo de arquitectos representantes del llamado Barroco Castizo.

barrioPedroRiberaEl primer rey Borbón Felipe V y su mujer Isabel de Farnesio no eran partidarios de la arquitectura hispana de aquel momento, relegando en cierta medida a los arquitectos españoles de las obras reales, decantándose por el estilo clasicista que comenzaba a imperar en Italia y Francia. En las obras reales como el Palacio de la Granja o el Palacio Real de Madrid intervienen diferentes arquitectos italianos, como Sacchetti y Felipe Juvara, los jardines de la Granja, fueron diseñados por el francés René Carlier.

En el año 1711 con treinta años cumplidos, Ribera se casa por segunda vez, con Juana Úrsula Voiturier que aporto una buena dote al matrimonio. Los nuevos esposos se fueron a vivir a la calle Mesón de Paredes junto a la Fuente de Cabestreros.

En el año 1715, el rey Felipe V nombra Corregidor de Madrid al Marqués de Vadillo, y este hecho añadido a que Ribera había conseguido el título de Alarife de la Villa posibilitan el gran éxito del joven Pedro de Ribera en el campo de la arquitectura. El Marqués de Vadillo le asignó diversas obras arquitectónicas para la ciudad y la colaboración de ambos, que se mantuvo hasta la muerte del Marqués en 1729, hizo que entablaran una buena amistad.

Allá por 1718 Ribera es nombrado ayudante de Teodoro Ardemans, que por aquella época era el Maestro Mayor de las Obras y fuentes de Madrid, sucediéndole en el cargo a la muerte de Ardemans. La posición de Ribera en estos años le permitió entrar en las obras de la Corte, aún a pesar de la preferencia, antes citada,  del rey Felipe V  por el estilo de los arquitectos extranjeros que trabajaban en Madrid en estas mismas fechas.

FuentedlaFamaEl cargo municipal de Maestro Mayor de Obras y Fuentes de la Villa y sus Viajes de Agua lo alcanzó Ribera en el año 1726 con el fallecimiento de Teodoro Ardemans.

Con 45 años falleció su esposa y nuevamente se volvió a casar en el año 1734 con Francisca Vallejo.

Los cronistas de la época, fueron muy críticos con Ribera. Fernández de los Ríos, refiriéndose a la Fuente de la Fama utilizó la siguiente expresión: “parecía dibujar los monumentos apretando un borrón de tinta entre dos papeles”

La relación de Ribera con San Cayetano siempre fue muy estrecha, tanto él como sus padres pertenecían a la Congregación de Nuestra Señora de la Pureza y el Santo Cristo de la Divina Providencia. Esta Congregación tuvo un importante papel en la construcción del nuevo templo. El propio Ribera participó en la construcción del templo, como arquitecto y aportando su propio dinero. En San Cayetano tomaron el hábito religioso tres de sus hijos, fueron enterrados sus padres, sus dos últimas esposas y su hermana Matea.

embajadores26Ribera siempre vivió en el mismo barrio, llegando a ser dueño de varios edificios en Madrid. Su casa principal la construyó en la calle Embajadores nº 26, frente a San Cayetano.

Falleció en Madrid el 19 de octubre de 1742. Fue enterrado en su barrio de toda la vida, en la iglesia de San Cayetano.