Fundación de la Cofradía en Madrid

Estandarte de la Ermandad de la Virgen de SopetranLos jarandillanos residentes en Madrid, movidos por el fervor y la devoción que sus antepasados les inculcaron hacia su Madre y Patrona la Santísima Virgen de Sopetrán, y así amarla en todo lugar y suplicarla siempre que sea necesario, se organizaron, con el fin de sentar las bases para fundar una cofradía, que les permitiera gozar de su amparo y presencia, lo más cerca posible de sus hogares.

Con tal fin, el 5 de Mayo de 1.963 los organizadores, personas de gran corazón, fieles devotos y muy firmes en sus creencias, citaron a todos los jarandillanos en un local de la calle San Bernando de Madrid para leer el manifiesto que habian redactado para crear la Cofradía.

 

JARANDILLANOS:   Hace ya bastante tiempo, que un grupo de entusiastas de nuestro pueblo, residentes en esta capital, deseaban formar una cofradía, para venerar y honrar a nuestra Patrona la Santísima Virgen de Sopetrán; pero el número era pequeño y los gastos muy grandes, no se podían realizar sus sueños.  Hoy que gracias a Dios, el destino ha querido, que gran número de jarandillanos nos veamos residiendo en Madrid, convocamos a los que haciendo un gran esfuerzo, hemos podido localizar sus domicilios y direcciones, para ver cumplidos estos deseos. Aunque dificultades encontraremos muchas, como el amor que todos tenemos a Nuestra Patrona es mayor que todas, las venceremos con su ayuda; por lo cual, nos tenemos que sacrificar todos en lo que buenamente podamos en el aspecto económico principalmente, así es que como hijos de Jarandilla y cofrades que todos somos de la Santísima Virgen de Sopetrán, vamos a proceder en primer lugar a nombrar la Directiva, que habrá de hacerse cargo de nuestra cofradía y que serán los encargados de andar los primeros pasos ante las Autoridades y Entidades competentes, para que en un futuro muy próximo, ver cumplidos estos deseos y así poder acudir ante una Iglesia de Madrid a pedirla sus bendiciones y a rezar por todos nosotros, para que vea que aunque lejos de nuestra Patria Chica, no nos olvidamos de ella; así una vez organizados, podamos por lo menos una vez al año, juntarnos todos para cantar sus gozos, al mismo tiempo que nos servirá de consuelo al saber, que aunque lejos de Jarandilla, la tenemos cerca de nosotros y como buenos hijos, la felicitemos como todos sabemos hacer, en la onomástica de una Madre.-