No importa dónde nos encontremos en nuestro camino espiritual, siempre podemos descubrir o redescubrir nuestra relación con Jesucristo. Siempre podemos volver a la vida de fe. Podemos empezar a asistir a la santa misa. Podemos unirnos a una comunidad parroquial. Podemos vivir la fe más profundamente que nunca.

Podemos comenzar a sentir o escuchar una llamada interior. Las personas responden de maneras muy distintas a esta necesidad de algo más profundo. Este deseo espiritual dentro de nosotros es Cristo que quiere acercarnos a Él. Sin embargo, Él nunca se impone, sólo ofrece su presencia. La decisión de acercarnos a Él es nuestra.

Hay tantas razones para acudir o regresar a la Iglesia Católica como hay tantas personas que pertenecen a ella. En cada una de estas razones, Dios obra, pero las circunstancias particulares difieren. Estas son 10 de las razones más comunes por las que la gente elige seguir a Cristo en la Iglesia Católica. Descargar tríptico enPDF

1. Para darle sentido a la vida

En estos tiempos tan ajetreados, muchas personas de repente se dan cuenta de que han perdido el significado y la plenitud de la vida. Comienzan a preguntarse: “¿Qué estoy haciendo con mi vida? ¿Por qué me comporto de esta manera?”

En nuestra cultura, hay mucho desorden en áreas de moral y verdad. La Iglesia Católica ofrece luz que da significado espiritual a nuestra existencia y muestra el camino a la vida eterna.

2. Para desarrollar una relación sincera con Dios

Muchas veces la gente se pregunta: “¿Es posible recuperar esa sinceridad de fe? ¿Puedo realmente creer que Dios existe y que está velando por mí?”

La secularización de la sociedad a menudo nos distancia de nuestro núcleo espiritual fundamental. Dentro de la Iglesia Católica, podemos recuperar la experiencia mística que alimenta nuestro corazón, nuestro cuerpo y nuestra alma.

3. Para recibir el poder del perdón de Dios

Algunas Personas empiezan a sentir la carga del pecado acumulado más y más pesada. Quieren deshacerse de los sentimientos de culpa por haber lastimado a otros o por comportamientos destructivos. “¿Me perdonará Dios alguna vez? ¿Habrá manera de reiniciar con un registro limpio?”

Siempre podemos decirle a Dios que lo sentimos y que estamos arrepentidos. Sin embargo, si queremos tener la certeza absoluta de que Dios nos ha perdonado y, al mismo tiempo, la gracia de empezar de nuevo, la podemos encontrar en el sacramento de la reconciliación que Cristoha dado a la Iglesia.

4. Para perdonar a mi prójimo

A veces la gente siente cólera y odio hacia aquellos que les han lastimado profundamente. Puede ser un miembro de la familia o un amigo. Podría ser un colega en el trabajo. Nuestra cultura tiene pocos problemas con la vergüenza, y a veces incluso la incita. El odio y la amargura conducen a un cáncer espiritual que roe el alma.

La Iglesia Católica ofrece la ayuda de Dios para perdonar a los demás, incluso si no piden perdón, o no lo merecen. La capacidad de perdonar es un don que abre plenamente el corazón humano al amor de Dios y la paz interior.

5. Para recibir sanación interior

Algunas personas acarrean profundas heridas espirituales. Se enojaron con Dios por las cosas malas que les sucedieron – enfermedad, heridas, problemas emocionales, crimenes violentos, accidentes inex- plicables, desastres naturales, la muerte de una persona amada u otra decepción profunda.

La Iglesia no puede cambiar estas situaciones. Pero en la Iglesia uno puede encontrar apoyo y ayuda en la recuperación espiritual y aprender a sobrellevar los difíciles problemas de la vida.

6. Para encontrar la plenitud de la gracia y la verdad

A veces las personas son agraciadas por la fe en otra iglesia cristiana. Algunos de ellos, sin embargo, más tarde vienen a la Iglesia Católica cuando se dan cuenta de que ella encarna la plenitud de la gracia y la verdad que buscan.

La Iglesia Católica no ha sido moldeada por un reformador o por un movimiento histórico. No está divida por diversas interpretaciones de la Sagrada Escritura. Hay miles de denomina- cones cristianas en el mundo, pero sólo hay una Iglesia dirigida y custiodada por el Espíritu Santo de generación en generación desde hace 2000 años.

7. Para inculcar a los niños los Fundamentos de la fe y una vida moral

Algunas personas deciden vivir su fe dentro de la Iglesia porque descubren que educara los niños en una sociedad que apoya el principio de “todo está permitido” puede facilmente terminar mal.

Los niños también necesitan experimentar la dimensión espiritual de la vida. Necesitan un sistema estucturado y significado decreencias reliogiosas y sólidos principios morales. Muchas personas acuden a la Iglesia Católica porque quieren que sus hijos tengan tal base sobre la cual construir sus vidas.

8. Para ser parte de una comunidad eclesiástica

Muchas personas buscan el sentimiento de unión. Sin embargo, la Iglesia es más que gente amable, buenos sermones y actividades interesantes.

Una comunidad parroquial católica es un grupo de personas reunidas alrededor de la persona de Jesucristo para adorar a Dios y vivir sus vidas a la luz del Espíritu Santo. Los catolicos se reúnen para la Santa Misa y los otros sacramentos, para orar, para participar en las actividades parroquiales, para compartir alegría, para velar a los muertos, para servir y sostener a otros y para sacar fuerza unos de otros en la vida cotidiana. Todo esto y mucho más se puede encontrar en la Iglesia Católica, donde la gente se da cuenta de lo importante que es caminar en unidad con Dios y con los demás.

9. Para servir al prójimo

Hay muchas oportunidades para unirse a las actividades de voluntariado. El servicio a los demás tiene una dimensión espiritual profunda. A través del servicio a los vecinos cumplimos nuestra profesión básica de ser testigos del amor de Dios a todos y así capacitarlos para encontrar a Cristo.

Esto es mucho más que una actividad que nos hace sentir bien. Servir es una parte del mandamiento más grande: amar a Dios y amar a tu prójimo como a ti mismo (Mc 12, 28). Cuando los católicos ofrecen sus manos a los indigentes, se convierten en instrumentos del amor de Dios. La Iglesia Católica ofrece el espacio para tocar las vidas de la gente en casa y en el extranjero.

10. Por el hambre de Eucaristía

Muchos vienen a la Iglesia porque sienten un intenso deseo por la Eucaristía.

La gente lo describe como un hambre profunda de alimento espiritual que sólo puede satisfacerse cuando se recibe el Cuerpo y la Sangre, el alma y la divinidad de Jesucristo. El hambre por la Eucaristía nos lleva también a la presencia de Cristo en los otros sacramentos, llevándonos a una práctica aún más profunda de la fe. Ésta es la razón más importante por la cual la gente viene a seguir a Cristo en la Iglesia Católica.

Para muchas personas llevar una vida de fe en la Iglesia Católica no es un evento sino un proceso, que conlleva esfuerzo, reflexión, oración y decisión, pero sobretodo gran alegría.

La Iglesia Católica es una conexión viva con Jesucristo a través de la oración, La Sagrada Escritura, la comunidad de creyentes, La Eucaristía y los otros sacramentos. La Iglesia no ofrece lo suyo, sino la sabiduría de Dios, que da Sentido a nuestras vidas y nos conduce a la vida eterna.