¡Cuántos problemas nos evitaríamos si supiéramos estar allí donde nos toca estar, aunque no nos aplaudan o no reconozcan lo bien que hacemos las cosas! … Sí, se trata de la humildad.