Se mueren todos los billetes y monedas y rápidamente se presentan en la puerta del Cielo.
El billete de 500 euros pide a San Pedro que lo deje pasar y San Pedro le dice que ni hablar.
Viene el de 100, y San Pedro también dice que no.
Lo mismo le dice a los de 50 al de 20 al 10 y al de 5.
A continuación se presentan las monedas de 2, 1, 0,50, 0,20, etc. Y San Pedro los deja pasar.
Los billetes protestan: “¿por qué las monedas sí, y nosotros no?”.
Y San Pedro les contesta:
“Porque ellas son las únicas que van a Misa “.