DOMINGO XIX TIEMPO ORDINARIO_C

Al final de los tiempos no entrarán en el Reino de los cielos los más ricos, los más guapos, los más simpáticos, o los que más hayan salido en la televisión, sino los que tengan el corazón puesto en Dios

XVII DOMINGO TIEMPO ORDINARIO_C

La presencia serena y gloriosa de Jesús resucitado en nuestras vidas, esa presencia que nos ha abierto de par en par las puertas del Cielo y nos ha hecho hijos de Dios, es la garantía más firme de que todas nuestras oraciones (¡todas, sin excepción!) son escuchadas...