V DOMINGO TIEMPO ORDINARIO_A

Por muchas dificultades que haya, no podemos ocultar nuestra luz, que es la luz de Cristo. Es necesario ser valientes y fuertes. No podemos avergonzarnos de ser cristiano.

2ª SEMANA TIEMPO ORDINARIO_A

  ¡Cuántos problemas nos evitaríamos si supiéramos estar allí donde nos toca estar, aunque no nos aplaudan o no reconozcan lo bien que hacemos las cosas! … Sí, se trata de la humildad.