TERCER DOMINGO DE CUARESMA_A

/Él, que es “el todo”, pide: “¡dame de beber!”. Es la manera de abrir una grieta en el muro de nuestro egoísmo y orgullo, siempre acomodado a nuestras cosas, a nuestro propio tiempo y a nuestras inercias.  

II DOMINGO DE CUARESMA_A

  ¿Para qué nos quiere Dios? Esa respuesta sólo la podemos dar cada uno … en nuestra conciencia, y sólo la podremos descubrir en el “cara a cara” con Dios, es decir, en la oración personal.  

DOMINGO I DE CUARESMA_A

/Si en Cristo sólo hubiera habido Navidad y no se hubiera producido su muerte y resurrección, ciertamente no existiría la redención del género humano

V DOMINGO TIEMPO ORDINARIO_A

Por muchas dificultades que haya, no podemos ocultar nuestra luz, que es la luz de Cristo. Es necesario ser valientes y fuertes. No podemos avergonzarnos de ser cristiano.