02 DE DICIEMBRE DE 2018 DOMINGO I DE ADVIENTO.

¿Por qué estar despiertos?
“Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre”.

Una sorpresa es algo que no se espera, si es bueno nos sorprende y si es malo nos asusta. Uno puede esperar que le toque la lotería de Navidad pero es un esperar incierto pues no sabemos si ocurrirá. Jesús no vuelve por sorpresa, lo ha avisado.