23 DE DICIEMBRE DE 2018 DOMINGO IV DE ADVIENTO.

El misterio de la obediencia a Dios
Es cierto que san José no dice nada en el Evangelio, pero ello no debe conducirnos a nosotros a silenciar su figura. Dios mismo le ha concedido un lugar relevante en el plan de salvación como se evidencia en el texto que hoy escuchamos.