Al final de los tiempos no entrarán en el Reino de los cielos los más ricos, los más guapos, los más simpáticos, o los que más hayan salido en la televisión, sino los que tengan el corazón puesto en Dios