Lo que destella en cada persona, haciéndola verdaderamente hermosa, es el resplandor de lo divino que hay en su alma.