Nuestras penúltimas batallas alcanzan la última que ganó Cristo, y lo que nos produce temor o vergüenza se transforma en esperanza