Cuando nos quejamos de Dios, porque “no nos escucha” (¿nos acordamos de Santa Bárbara sólo cuando truena?), Él, probablemente, no pensará lo mismo de nosotros …