Aunque todos los días salga el sol, veamos montañas, o a otros hombres caminar a nuestro lado, y “no veamos” a Dios, Él es el Autor de todo ello. Lo más grande de esta vida lo ha hecho Dios.