Jesús ha vencido a todos los poderes de este mundo, incluyendo la muerte y el pecado, y ofrece la Cruz como el trono al que hay que acercarse para participar de su reino.