¿Para qué nos quiere Dios? Esa respuesta sólo la podemos dar cada uno … en nuestra conciencia, y sólo la podremos descubrir en el “cara a cara” con Dios, es decir, en la oración personal.