El primer milagro de Jesús no ocurrió públicamente como muestra de su poder infinito, sino que fue por obedecer a su madre.