Sí, volveremos a la Casa del Padre, le pediremos perdón, y permitiremos que Él nos festeje y nos alimente.