Jesús no es un ritualista, sino que obedece en todo al Padre. Su motivación es la voluntad de Dios.