San Pablo reconduce todas las cosas a su centro: lo importante es el amor