¡Seamos libres como nuestra Madre la Virgen!, pues contamos siempre con la libertad de Dios.