MATRIMONIO MIXTO

Aclarando conceptos

La religión católica permite este enlace, aunque no ocurre igual en otras religiones, como el judaísmo. “Aunque nos referimos indistintamente a matrimonios mixtos los realizados entre todas las religiones, lo cierto es que el derecho canónico establece dos distinciones. Así, denomina matrimonio mixto al contraído entre un católico bautizado y un bautizado no católico (si un católico se casase con una cristiana anglicana, por ejemplo). Mientras que llama ‘matrimonio con disparidad de culto’ al contraído entre un católico con un no bautizado (un musulmán o un budista, por ejemplo). Por lo tanto, en el primero son ambos cristianos, mientras que, en el segundo, uno de los cónyuges pertenece a otra religión (judía, musulmana…).

Procesos distintos, según el caso

La Iglesia establece pasos distintos, en función de si se trata de un matrimonio mixto o de uno con disparidad de culto. En el primer caso establece que, para que sea lícito, necesita el permiso expreso de la autoridad eclesiástica.

En el caso de los matrimonios con disparidad de culto, es algo más complicado, ya que, para que sea válido, requiere unadispensa expresa del impedimento. Esta dispensa es un permiso que otorga el Obispo, el cual supone que las dos partes conocen y no excluyen los fines y las propiedades esenciales del matrimonio, así como las obligaciones que contrae la parte católica en lo que se refiere al bautismo y a la educación de los hijos en la iglesia católica.

Pasos a realizar

Será la propia iglesia quien regule la preparación, celebración y acompañamiento posterior de estos matrimonios en el Código de Derecho Canónico. El cónyuge católico ha de declarar que está dispuesto a evitar los peligros que le aparten de su fe, prometer que hará lo posible por bautizar y educar en la iglesia católica a sus hijos e informar a su cónyuge de la declaración y promesa hechas.

El fiel no católico, no tiene que firmar nada ni hacer ninguna declaración, pero ambos deben ser instruidos sobre los fines matrimoniales. “El matrimonio mixto ha de ser celebrado con la forma canónica, es decir, ante el párroco, que pide y recibe el consentimiento y dos testigos. Si está presente el pastor no católico, puede intervenir con una exhortación evangélica, con oraciones o con la bendición final”.