Estamos inmersos en el Misterio de Dios… Y, dejándolo todo, le seguimos