/Lo que vislumbramos en esta vida es poco comparado con lo que se nos promete para la vida eterna. De ahí la importancia de romper con todo lo que nos impide abandonarnos en Dios.