/Él, que es “el todo”, pide: “¡dame de beber!”. Es la manera de abrir una grieta en el muro de nuestro egoísmo y orgullo, siempre acomodado a nuestras cosas, a nuestro propio tiempo y a nuestras inercias.