Por muchas dificultades que haya, no podemos ocultar nuestra luz, que es la luz de Cristo. Es necesario ser valientes y fuertes. No podemos avergonzarnos de ser cristiano.