Todo trabajo ha de ir precedido de la oración. Sin ella tampoco conocemos lo que Dios espera de nosotros.