La presencia serena y gloriosa de Jesús resucitado en nuestras vidas, esa presencia que nos ha abierto de par en par las puertas del Cielo y nos ha hecho hijos de Dios, es la garantía más firme de que todas nuestras oraciones (¡todas, sin excepción!) son escuchadas por Dios con una atención infinita.