Pongamos nuestra vista en los bienes del Cielo, y apuremos aquí el Cáliz de la Cruz, porque después nos saciaremos de gozo eternamente.