Dios nos ha amado sin merecerlo, y nosotros también hemos de amar a aquellos que, aparentemente, no deberían recibir nuestro amor.