Mientras estamos en esta vida la misericordia de Dios nos ayudará a cruzar ese abismo, a descubrir en el otro a los hijos de Dios y, por Cristo, salir al encuentro de sus necesidades, pues nos duele la pobreza.